Propósito de vida, “Misión u obligación”.

Cada vez es más común, escuchar a las personas hablar de su propósito de vida, pero te has preguntado, ¿en realidad a qué se refiere este término?

Absolutamente todos los seres humanos tenemos una misión de vida, es decir, nadie está en la tierra por obra de la casualidad, o peor aún, por un error de la naturaleza.

Independientemente de cuál sea tú ideología religiosa, permíteme decirte que tú existencia tiene un propósito de vida específico, individual, que no le pertenece a nadie más que a ti, pero te preguntarás, ¿Cómo puedo identificar cuál es esa misión, y cómo reconocer que no es una obligación?
Digamos, en algún momento te has preguntado ¿Cuál es el sentido de tú vida? ¿Cuál es el legado o la trascendencia que quieres dejar, el día que tú ciclo en la tierra haya concluido?
Te platicaré que Dios, le había dado al Rey Salomón, una gran riqueza y sabiduría. Sus experimentos al buscar su propósito en la vida, no los hizo a medias, y él encontró alguna satisfacción en las cosas que buscó, pero él al igual que nosotros, en momentos de reflexión, todavía se preguntaba:

¿Es esto todo? ¿Son estas cosas físicas y temporales la razón por la que nací? Es algo tan vano y temporal como tratar de atrapar al viento. Si todo el dinero del mundo no puede comprar una vida significativa o darnos un propósito, qué nos enseña la pobreza.

Y es qué hay que saber diferenciar, el dinero no es malo, de hecho cuando somos jóvenes, buscamos vehementemente llegar a conseguir el éxito, que por ende, creemos que nos traerá una realización total, reconocimiento, dinero, comodidades, y en términos generales, un estado de felicidad.


Cuando estamos solteras, algunas mujeres tenemos la romántica idea de que el día que encontremos a esa persona y nos casemos, seremos como en los cuentos de hadas, felices por siempre, y al llegar los hijos, llegaremos a ese clímax de realización total. Lo cierto es que esta definición de felicidad que nos han vendido desde hace décadas, se ha venido desmoronando un poco, y es que en la actualidad entendemos que estos antiguos cánones, ya no se identifican con la mujer de hoy, debido a que en estos tiempos entendemos mucho más la importancia de saber que lo que a una mujer le puede funcionar, a otra no, no todas las mujeres necesitan casarse, o tener hijos para experimentar una plenitud o realización ¿es tan difícil comprender eso?
Lo anteriormente mencionado, está inevitablemente conectado con tú misión o propósito de vida, y hay que recalcar que si lo que estás haciendo en este momento con tú vida, no te conecta con el sentimiento de bienestar, amor, paz, y felicidad. Probablemente, no sea tú misión, sino tú obligación, o lo que crees que deberías hacer.

Así que si aún no has descubierto tú propósito, no te preocupes, sólo debes estar atenta a esas señales qué te envíe Dios, el universo, a la voz de tú alma, y recuerda que no todos fuimos creados para las mismas cosas. Mientras te descubres, te puedo invitar a que empieces por contribuir en tú entorno, tal ves compartiendo una palabra de aliento al que está triste, siendo una persona positiva y que siempre suma en el lugar que te encuentres, etc.

Créeme que el poder contribuir a hacer sentir mejor a alguien, no sólo te acerca a tú propósito, sino te genera un infinito bienestar.

¡Nos vemos la próxima!

Por: Diana Michel González

Así que si aún no has descubierto tú propósito, no te preocupes, sólo debes estar atenta a esas señales qué te envíe Dios, el universo, a la voz de tú alma. “Diana Michel Gonzalez”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: